miércoles, 28 de septiembre de 2011

Aburriendome


Formato 16x21 en fondo negro con lápiz tinta gel.

La línea sin sombra y ajena al "horror vacui", aún así expresa, es una contradicción, un contraste entre dos formas de dibujar, un némesis de mi estilo de ilustración, de la lineas simple y burda de la que me reía, aquella que es tan fácil de imitar que no representa un reto, pero dentro de su simplicidad técnica aún hay una gran complejidad en donde poner la línea para que exprese lo que se quiere sin llegar a sobrecargarse.

Aquel que dice que cualquier dibujo dedicado en el detalle es horror vacui es un idiota, como clasificar tanta dedicación en dos palabras, imposible y simplista para los ojos que no alcanzan a ver o que simplemente discriminan lo que no son capaces de hacer.

Aquel que trata de simplista a una linea que cubre el vacio es un idiota, es difícil dibujar y expresar lo que uno piensa con la menor cantidad de lineas e incluso creo que es opuestamente proporcional la dificultad de acertar en la misma meta para ambas formas de dibujo. O tal vez todo sea una mentira, que mi cerebro trata de entender la creación misma de la línea y su razón de existencia, o como se general la creación misma como verbo del "hacer", como se degrada a su mínima expresión el arte, como el ser humano es capaz de crear a su imagen y semejanza sin la necesidad de nada mas que de si mismo, es por que quiero ser un pequeño dios en mi mundo llamado dibujo y comprender el origen de la creación misma.

No sirvo para motivar a nadie a dibujar, creo que es una materia tan compleja que no se puede ejecutar por cualquier persona, el conocimiento puede confundir tanto y mas aun cuando la linea misma te dice como es la realidad misma y como esta no existe, lo terrible no es saberlo sino experimentarlo. Como se puede enseñar algo consciente de que es un camino directo a la locura, no se puede, es mejor que sigan pensando que dibujar es: mover el lápiz sobre una superficie.

No hay comentarios: