jueves, 23 de diciembre de 2010

Hambriento



Formato 19x24 con pluma caligráfica.

"una ruptura en el arte", mas de alguna vez he escuchado esta frase, salida de bocas conceptualistas, como si fuesen una nave espacial que ven al arte antiguo (arte tradicional) como un dinosaurio que lucha por sobrevivir en un mundo del consumo y de lo rápido. Está claro que el conceptualismo choca con el in-conceptualismo del arte por el arte y aquí puedo opinar que para un artista la evolución de su trabajo va mas en la técnica del como se hace; el lenguaje visual. Pero si defiendo el vando tradicionalista del arte, encuentro bastante soberbio decir que una ruptura del arte se probocó, porque es fácil romper con algo que no tiene trayectoria pero innovar en algo que lleva mas de mil años perfeccionándose es bastante complejo, pues ya aprender los conocimientos adquiridos por grandes artistas y después innovar en algo que a sido tocado por manos virtuosas.
Para ser mas conciliador, a mis 20 años de vivir en esta cosa que le llaman arte, concidero que somos parte de un gran árbol, alguno se desvelan por llegar a la copa del de este y ver el sol desde lo mas serca otros buscan caminos no recorridos por las ramas, toman direcciones desconocidas, otros se mantiene cortas y no crecen, dentro de su misma rama aveces no existe mas caminos y es una realidad, frustante llegar al tope de esta. Si una rama que esta resien emergiendo se concidera rupturista con su origen "el árbol" es una ofensa al tronco que le dio la vida.

No hay comentarios: