miércoles, 24 de noviembre de 2010

Eran dos y un comelón


Formato 19x24 con pluma caligráfica.
La ambición destruye a todo lo cercano a uno, hay que estar dispuesto a sacrificar algo si se desea un bien propio, muchos piden para si mismos sin dar nada a cambio.

No hay comentarios: